colina-sagrada

 Ya hemos dicho, repetidas veces, que el ser humano, por naturaleza y por disposición del Creador, viene al mundo

bañado de felicidad.

Es su primer patrimonio, o sea, la herencia de Dios.
Y con esa felicidad trae consigo el amor sublime.

RAMANANDA